Historia sobre la metamorfosis y evolución de un limón

Pero, a ver ¿Qué tienen que ver los limones con las croquetas? Te lo cuento:

Hace unos días, te adelanté que había dado un vuelco completo a mi imagen de marca. Hoy quiero explicarte el motivo detrás de esta metamorfosis.

Regresemos al pasado, hace unos 13 años atrás. En aquel entonces, una Raquel inexperta pero que tenía muy claro que quería dedicarse a la educación en alimentación mediante cursos, talleres y charlas, se aventuró como dietista-nutricionista autónoma. Comencé mi camino sin estrategia ni imagen de marca (ni siquiera sabía que eso existía😅), solo con mi entusiasmo y una foto mía posando con un limón en el ojo como carta de presentación. ¡Y olé! 🍋💃

A medida que crecía como profesional, hace unos 5 años, decidí actualizar mi imagen. Con mis pocas habilidades de diseño pero con una dosis enorme de ilusión, diseñé un logo y elegí unos colores corporativos (sin más estrategia detrás que un “son bonitos”😬). ¿Y adivinas quién me acompañaba en mi nueva imagen? ¡Exacto, el limón🍋! (podéis verlo en la imagen número 2).

Sin embargo, a medida que iba madurando como profesional, me di cuenta de que esa imagen no transmitía del todo mi esencia ni mi nivel de experiencia. Necesitaba una imagen más cuidada y profesional, que reflejara mi experiencia y mi personalidad, y que conectara con las personas y empresas con las que quiero colaborar. Además, ¡quería sentirme enamorada y orgullosa de mi propia marca!

Así que, hace unos meses, di un gran salto y contacté con Ari y Mari de @croquetastudio para convertir mi idea en realidad y que le dieran forma, diseño, creatividad y una buena dosis de croqueteo 😍.

Pero lo que no sabía en aquel momento es que la vida me tenía preparada una buena dosis de limones. Por razones que no vienen al caso ahora, este último semestre ha sido emocionalmente muy duro (¡Sí! como cuando la vida te da limones…). Así que este cambio de imagen, que empezó como una renovación de imagen profesional, ha significado muchísimo más para mí.

Ha sido una auténtica terapia de autocuidado, autoestima y amor propio, un empoderamiento en toda regla. ¡Además de un chute de alegría, ilusión y buen rollo! Digamos que ha sido como disfrutar de una buena ración de croquetas en muy buena compañía. Porque cuando la vida te da limones, lo mejor que puedes hacer es aceptarlos, trabajarlos y acompañarlos con unas ricas croquetas que te ayuden a crecer (y a sanar).

Así que aquí está, en la imagen 3, mi nueva imagen de marca. La metamorfosis de un limón hacia mi nueva imagen de marca, que evoluciona y se transforma sin dejar atrás al limón que me ha acompañado a lo largo de mi trayectoria profesional, ahora representado por una hojita limonera, un pequeño guiño pero lleno de significado.

¡Espero que te encante tanto como a mí!🍋💚

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Educación en alimentación con mucho flow

Porque la alimentación y la seguridad alimentaria pueden ser muy divertidas

Scroll to Top